Siempre la música me atrapó
 Siempre la música me atrapó
PERFILES
Lo sostuvo Leandro Casey, reconocido cantante local que ha participado de una gran cantidad de grupos musicales, entre ellos, Incay Mapu y Cuatro Cuartos. El pringlense se formó académicamente en el género lírico en Buenos Aires, y sueña con ser valorado y reconocido en su tierra natal. Como proyecto a corto plazo planifica terminar el Profesorado de Música y participar de un importante Certamen Latinoamericano. 
Leandro Casey es una de las voces más reconocidas en nuestra ciudad. Siendo pequeño dio sus primeros pasos en la música. A lo largo de su trayectoria integró diversos grupos musicales, y en la actualidad, aunque el año pasado se presentó con Incay Mapu en el marco de la Fiesta Anual de El Fogón de los Gauchos, sigue por el camino solista afianzado sobre todo en la parte lírica, que es su gran pasión y para lo cual se formó en Buenos Aires. 
Un joven con mucho talento y muchos proyectos en mente, que en Perfiles de este domingo nos brinda detalles de cómo ha sido este camino por los escenarios y confesó que le gustaría ser más valorado como artista en nuestra localidad. 

¿Dónde naciste y en qué escuelas te formaste?

-Nací en Coronel Pringles. Mitad de mi infancia la pasé en esta ciudad y la otra parte, en Indio Rico. Concurrí al Jardín Laura Vicuña y al Jardín de la vecina localidad, después acudí a la Escuela N° 1 y a la EP de Indio Rico. El nivel secundario lo cursé en el CEPT N° 3 de Paraje "Don Alfredo". 

¿Cuándo empezó tu inclinación por la música?

-Desde muy pequeño tuve inclinación por la música. Siempre me gustó cantar. En mis primeros acercamientos me gustaba ir a la Iglesia donde cantaba y coreaba con mi mamá, los temas que se interpretaban habitualmente, tenía 6 años. Ya en mi época del jardín de infantes tenía locura cuando llegaba la Profesora de Música y tocaba el piano o cualquier instrumento de percusión. 
Mi inicio musical fue en sexto grado cuando me pude comprar una guitarra. Teníamos una Profesora de Música (Dell Arciprete) en Indio Rico, que nos enseñaba las primeras notas musicales. Tuve mi primera incursión tocando la guitarra arriba del escenario de la escuela. 
Luego, cuando asistía al CEPT, tenía como Profesor de Música a Facundo Castro y como Profesora de Guitarra, a Soledad Ugalde, y ahí empecé a sumarme a cantar. De a poco me fui animando a mostrarle al público lo que hacía vocalmente. 
Siempre la música me atrapó y me gustó mucho cantar.
 
¿Cuáles fueron tus primeros pasos? ¿Qué bandas musicales integraste?

-Integré un grupo de folclore donde tocábamos en una peña que se realizaba todos los jueves en "La Historia", cuando era pizzería y se encontraba en la esquina de Pellegrini y Dorrego. Fue una etapa muy linda y muchos artistas locales tuvieron la posibilidad de estar en el escenario. El Negro Barroso en esa época era la figura ejemplar del folclore en Pringles, siempre lo admire mucho. 
Fue ahí que  me invitaron a formar parte del grupo "Los Intentos". Me sumé junto a Mario Molina y el "Flaco" Zárate que tocaba el bombo. Esa fue la primera banda que conformé con la parte folclórica.
También incursioné en cumbia con el grupo "Psicosis Tropical". Después me fui a estudiar a La Plata, "Biología", mi intención era seguir "Genética", nada que ver. Cuando regresé conformé un dúo folclórico con quien en ese momento era mi pareja y al poco tiempo me sumé a Incay Mapu. 
Cuando se disolvió esta banda musical me fui a Buenos Aires a estudiar, incursioné en lírica, que es lo que amo hacer.  Tuve que regresar porque no me alcanzaba la parte monetaria y formé parte del grupo Cuatro Cuartos. Fue un proyecto muy lindo de muchas vivencias muy buenas. Nos reencontramos varios estilos musicales. Diego Abot (baladas), Miguel Taraburelli (folclore), Emanuel Carassou que venía de hacer algo en la parte folclórica con Miguel, y también venía con algo de tango. En mi caso venía con una formación más académica, preparado en la parte técnica- vocal de manera distinta. Fusionamos todos esos estilos y fue uno de los proyectos musicales más ambiciosos, se trabajó de manera muy seria y tuvimos la posibilidad de recorrer la zona, como presentaciones en Coronel Suárez, Coronel Dorrego, La Madrid, Laprida, etc. Y en cada lugar que nos presentábamos, lográbamos una conexión con el público muy buena, fueron momentos inolvidables.  Lamentablemente por cosas de la vida se tuvo que poner en pausa el proyecto, pero en algún momento seguramente volveremos. Tuvimos la posibilidad de llenar tres teatros. 

Lo lirico te atrapó. Tuviste una gran experiencia en Buenos Aires. ¿Qué te dejó la misma?

-La parte lírica fue un quiebre en mi vida. Mis primeros pasos fueron en Bahía Blanca donde tuve la posibilidad de conseguir a una gran profesora, Karina Di Virgilio, una mezzososoprano muy reconocida. Fui para mejorar mi parte técnica vocal y cuando me escuchó, me dijo que tenía condiciones líricas. En realidad durante toda mi vida admire lo lirico, pero nunca pensé poder hacerlo. De chico siempre había soñado cantar lirico. 
Me formé con esa Profesora y cuando terminé me fui a Buenos Aires, con la mentalidad de hacer la prueba para entrar al Instituto Superior de Arte del Teatro Colón. Por esas cosas que no son casualidades, que creo que es algo que hace Dios, me tocó como pianista acompañante Matilde Sato, que fue durante 30 años Profesora de Repertorio del Teatro Colón. Ella me preparó en la parte de repertorio y me dijo algo que nunca voy a olvidar "Sos como un gran diamante, pero recontra bruto", es decir tenía muchas condiciones, pero tenía que pulir un montón de aspectos técnicos. 
Me recomendó a un Profesor Roberto Feltri, quien me preparó en la parte técnica. Probé con él, quien me dijo que tenía muchas condiciones, pero que tenía que trabajar mucho para profundizar la parte lírica. Trabajamos durante un año y al siguiente, me presenté en la prueba del ISA (Instituto Superior de Arte del Teatro Colón de Buenos Aires), para el ingreso al canto. 
Cuando entré a la sala había 25 profesores sentados en media luna, delante de mí. Presenté "Una furtiva lágrima". Me hicieron presentar otro tema. Después de la presentación me llamaron y me dijeron que había pasado en la parte de canto. Fue en una prueba de la cual participaron 530 cantantes liricos, donde solo quedamos seis. 
La segunda prueba era la más difícil porque era todo lo relacionado con el lenguanje musical y demás, pero decidí no ir porque no me sentia preparado. Al tiempo me habia preparado en la parte vocal con el profesor Feltri, quién me adoptó casi como un hijo mientras estuve en Buenos Aires, pero desgraciadamente falleció, pero antes me dejó todo su legado vocal y su formación. 
Como aprendizaje en Buenos Aires me dejó la posibilidad de conocer a gente vinculada con el teatro Colón. Mi formación me costó mucho sacrificio, salia a las seis de la mañana de mi casa, entraba a las 8 de la mañana de trabajar y lo hacía hasta las 17 hs, me tomaba un colectivo y de ahí me iba a lo de mi Profesor, todos los días. 
También tuve la posibilidad de ingresar en el Conservatorio Manuel De Falla donde hice la prueba de ingreso. Logré entrar en la carrera de "Canto". Después, como se me complicó la parte económica tuve que regresar a la ciudad. 
Me formé como cantante lirico en Buenos Aires y me duele hoy que a veces se mire para el costado y te traten como si fueras nada, eso me duele muchísimo, porque tenía buenas ideas y ahora me desgané de la parte de cultura porque es un tiempo perdido en Pringles.  Estoy muy agradecido con la gente que me apoya, pero me da mucha bronca que ni siquiera te tengan en cuenta para nada. 

¿En estos momentos a qué tipo de género musical estás inclinado?

-Sigo inclinado al género lírico, si bien tuvimos un reencuentro con Incay Mapu el año pasado en la Fiesta Tradicionalista de El Fogón de los Gauchos. 
Estoy tratando de dejar mi trabajo- soy albañil- porque esa tarea me afecta mucho las cuerdas vocales por los cambio climáticos, el polvillo y demás. De a poco estoy intentando cambiar de trabajo, hacer un poco de docencia, terminando la carrera de Profesorado de Música en Tres Arroyos, que es mí meta a seguir. 

¿Estás realizando eventos privados y participando de algunos eventos de otra índole?

-Estoy participando de eventos particulares en la ciudad y el medio rural, y en la región, como Tres Arroyos e Indio Rico. Ahora, todo está parado por el tema del Coronavirus, obviamente.


¿Que pensas qué hace falta en Pringles para los artistas locales?

-Para los artistas locales en Pringles lo primero que hace falta es la unión. Juntarnos porque la unión hace a la fuerza. Hoy existen formas de lograr otros avances que en otras épocas no teníamos como adherirse al INAMU (Instituto Nacional de la Música), a la ley de música, donde se ofrecen desde subsidios hasta descuentos en pasajes, ayudas para grabar. El artista local necesita de mucho apoyo y hay que saber valorarlos, porque acá se paga fortuna a cualquier artista que viene de afuera. Hay que tomar conciencia que si nosotros los artistas locales, nos juntamos, podemos lograr muchas cosas. 
Hay muchas cosas que se pueden hacer a nivel cultural para que los artistas locales  sean valorados. Se podría tener un gremio de músicos y establecer por ejemplo, un precio en común para un show. Hoy quienes hacemos música somos siempre los mismos, no surgen cosas nuevas porque creo que no se valora. 




CORONAVIRUS 20200325

Pringlenses por El Mundo

video

Cotizaciones Online

Downtack
MonedaCOMPRAVENTA
Dólar 65.25 +0.25 70.25 +0.25
Euro 72.25 = 76.25 =
Real 10.35 = 12.35 =
Merval 40962.74 -425.76
Dólar Blue 116 +1.00 126 +1.00

22/05 - 23:05

Horoscopo Semanal

Downtack

Radio en vivo

Versión impresa

Ediciones Anteriores


Lun
Mar
Mie
Jue
Vie
Sab
Dom

Busqueda


WebMail

Encuesta