Hoy que estoy afuera del hospital, quiero disfrutar cada momento junto a mis hijos
Hoy que  estoy afuera del hospital, quiero disfrutar cada momento junto a mis hijos
PERFILES
Así lo expresó  la pringlense Victoria Candia, madre de 4 hijos, quien debió atravesar más de 135 días en un hospital bahiense,  junto a su última hija  Delfina, quien debió ser intervenida quirúrgicamente en tres oportunidades, tras su nacimiento.  Hoy la pequeña tiene 5 meses y goza de buena salud. Victoria además, trabaja desde muy pequeña e incluso durante más de 15 años, se dedicó a realizar tareas de parquización para poder criar junto a su marido, a su familia. 

Victoria Andrea Candia nació el 4 de abril de 1988 en Coronel Pringles y desde pequeña supo lo que era trabajar, luego que su padre le enseñara todo lo referido a la parquización. Es así que comenzó a realizar diferentes tareas, a desempeñarse como niñera, a trabajar en una verdulería, a cuidar a una persona mayor y a atender en una tienda hasta unirse al Ejército cuando cumplió los 17 años, para estar durante nueve años prestando funciones en el mismo en la localidad de Pigué. Con el nacimiento de su primer hijo, regresó a su ciudad natal,  donde trabajó como parquera durante más de 15 años, lo que llamaba la atención de muchos vecinos,  al observar a esta mujer trabajar con tanta destreza con pala y rastrillo en mano. Fue así como su familia fue creciendo, llegaron más hijos y la última en nacer fue Delfina, quien tuvo un problema en  sus intestinos, lo que derivó en que debieran realizarse tres intervenciones quirúrgicas y allí estuvo Victoria junto a su marido durante más de 130 días acompañándola en otra ciudad, yendo del hospital a un lugar de paso.  Además, esta pringlense tiene mucha fe, ya que su padre es Pastor y durante muchos años estuvo ligada a la iglesia y organizando los festivales por el Día del Niño, para los chicos de su barrio a quienes alegraba disfrazándose como payaso y entregándoles golosinas y regalos que recolectaba gracias a donaciones. Es así que en el Día de la Madre, en la entrevista de "Perfiles" de "El Diario de Pringles",  conoceremos la historia de Victoria Candia, un verdadero ejemplo de lo que es una "MAMÁ""? 

-¿A qué jardín y a qué escuela fuiste?

Fui al Jardín Nº 906 en el barrio Roca y  la primaria la hice en la Escuela Nº 1. 

-¿A qué edad comenzaste a trabajar?

 Empecé realizando trabajos de parquización junto a mi papá, que nos enseñó desde chicos, todo lo relacionado a la jardinería, estuvimos  en la quinta  del señor Palante en la Ruta Nº 51 y después sola comencé a trabajar  en la tienda de la señora Norma Mazocchi.  Trabajé en la verdulería de Ulises Querejeta cuando tenía alrededor de 14 años. También trabajé como niñera,  después cuidando  al señor Esteban,  que lamentablemente falleció, pero  lo cuidé hasta sus últimos días. Después volví a  trabajar como  niñera de los hijos de una oficial de policía y cuando tenía 17 años me fui a la Armada, estuve en Naval Pigüé durante 9 años. Paralelamente a lo que era el trabajo en el Ejército, trabajaba en una panadería,  hacía el turno noche y después comencé a realizar trabajos de parquización junto a mi marido, siempre en Pigüé. Luego, la vida quiso que volvamos a Pringles y ya instalada aquí,  me dediqué de lleno a la parquización y estuve casi 16 años trabajando en este rubro. 

-¿Cuántos hijos tenés?

Tengo cuatro hijos, el más grande se llama Brandon, lo tuve aquí en Coronel Pringles y hoy  tiene 11 años,  Oliver de 9 años, Kalep tiene 6 años y Delfina,  que cerró mi círculo familiar de hijos y quien tiene 5 meses de vida. 

-¿Cómo ha sido criar a cuatro hijos?

Al primero lo tuve en Pringles porque nació acá, pero en esa época aún estaba en el Ejército y no lo podía disfrutar porque trabajaba muchas horas y me perdí de varias cosas. Con él aprendí a ser mamá, compañera y amiga. Con el segundo,  me pasó algo similar, en cambio con Kalep y Delfina, ya me cambió la vida totalmente, sobre todo con Delfi,  con todo lo que le pasó y por lo que tuvimos que pasar como familia. 

-¿Cómo te enteraste que tu hija Delfina tenía un problema de salud?

Uno no se da cuenta de estas cosas hasta que no le pasan y lo vive en carne propia. Si bien te podés poner en el lugar del otro, hasta que no te ocurre, realmente no sabés por lo que puede pasar una madre que tiene una hija,  cuya vida está en riesgo.  El mundo se te cae a los pies y la luchás y ahí te hace un click la cabeza y decís cuántos momentos me perdí con mis otros hijos. Me enteré a los 5 meses de embarazo que Delfina tenía atresia duodenal  tipo 4,  sabíamos que ni bien  naciera, iba la cirugía y totalmente cambió mi vida para siempre,  toqué fondo,  sentí que no tenía fuerzas,  que el mundo se caía sobre mí  y  ahí te das cuenta de quiénes son tus verdaderos amigos y  también de  gente que no me conocía y que  golpeaba a mi puerta  para decirme que ahí estaban para darme una mano.


-¿Llegaste a estar más de 130 días en Bahía junto a Delfina hasta que le realizaron todas las operaciones que necesitaba?

Fueron  135 días los que estuvimos en Bahía Blanca con Delfina, 35 días antes que naciera y 100 días después.  Fueron tres cirugías, pasamos por un montón de altos y bajos en la internación  porque nos íbamos a descansar y sonaba el teléfono y nos decían que regresáramos  porque Delfina había convulsionado o porque  tenía fiebre. Era muy desgastante la situación. Delfina es hija de pastores y creyentes en Dios y llegó un momento en el que pensamos que si Dios tenía la voluntad de llevársela, que había que asumirlo, ya  que no queríamos que sufra más.  Pero por otro lado, mi  fe  me decía que no era el momento de ella y que tenía que seguir luchando, así que seguí de pie, me volví a levantar y  ahí mi familia movilizó a  la comunidad y mucha gente colaboró con nosotros para que pudiéramos pagar por un lugar donde estar  en Bahía Blanca y no tener que movernos. 

-¿Fueron duros esos días?

Y sí, al principio que no contábamos con ayuda de la gente, había días que apenas comíamos porque no nos alcanzaba para pagar la estadía, más allá de todo el sufrimiento por el que estabamos pasando.  A veces nos cerraban la persiana de Neo y no la podíamos ver, queríamos saber cómo estaba,  cómo evolucionaba, si bien los médicos nunca nos dejaron sin decirnos  cómo iba evolucionando.  La necesidad de verla era tremenda, no le deseo  a nadie lo que hemos pasado, pero a veces uno piensa que Dios nos pone más carga de la que uno puede llevar en la mochila. 


-¿Cuál es el estado de salud de Delfina en la actualidad?

Delfina pesa 5, 610 kilogramos,  si bien estuvo muy baja de peso al principio, remontó vuelo este último mes,  la verdad que  para nosotros es un milagro de Dios y los médicos también se asombran por su recuperación. Es para gritarlo a los cuatro vientos,  que la mano de Dios estuvo con nosotros y sus ángeles la cuidaron. 

-¿Tiene que seguir haciéndole controles?

Viajamos a Bahía Blanca una vez por semana, y a veces dos,  si la ven bien,  dicen cada 15 días, pero generalmente venimos viajando todas las semanas. Agradecida con toda la gente que  llama y pregunta por ella,  con la comunidad,  con el hospital que están ahí pendiente con  los turnos y demás, al señor Intendente   que me llamó y  me preguntó por mi hija y lo valoro mucho, porque que te llame  el jefe, la cabeza de nuestro  pueblo y que  esté preocupado y pendiente por nuestra hija,  para nosotros, es muy gratificante. 

-¿Cómo vas a pasar este Día de la Madre?

Cuando estaba con Delfina en el Hospital,  pensaba si me  iba a tocar  estar el Día en la Madre ahí adentro o en  Navidad, porque así como estuvimos 135 días, no sabíamos a ciencia cierta,  cuánto tiempo íbamos a tener que seguir así  y se me pasaron muchas cosas por la cabeza. Hoy, que  estoy afuera del hospital, lo único en lo que pienso,  es en disfrutar cada momento junto a mis hijos,  con mi padre y con mi madre que me dio la vida y ahí me di cuenta de cuánto ha luchado mi mamá conmigo, siendo yo operada 10 veces por el labio leporino.  También quiero  pasarla con mis hermanas,  que también estuvieron al pie del cañón y agradecía con todas ellas y mis primas y primos.  Les deseo a todas las madres de Pringles que pasen un muy feliz día.  


-¿Hay gente que se acordaba que estabas en la iglesia junto a tu papá, y que organizaban los festivales del Día del Niño?

Hubo mucha  gente que me llamó, y que me preguntaba si era la chica que hacía los festivales para los chicos y me ayudaban y ahí te das cuenta que todo lo bueno que uno hace por los demás, tarde o temprano regresa. 

-¿Actualmente estás con un negocio en tu vivienda?

Tengo una pequeña despensita y hago  ferias virtuales donde vendo ropa o elementos que la gente me ha donado para los gastos de  los viajes que hacemos con Delfina. Al negocio lo tenía antes en otra casa donde alquilaba,  pero lo tuve que cerrar cuando nos fuimos a cuidarla a Delfina esos 4 meses a Bahía y ahora nos mudamos nuevamente y lo abrí en este nuevo domicilio que está ubicado en calle 57 Nº 618. 




Publicado por EL DIARIO. Más información sobre el autor y los contenidos en este link


Cotizaciones Online

Downtack
MonedaCOMPRAVENTA
Dólar 99.75 = 105.75 =
Euro 114.5 = 120.5 =
Real 17.25 = 19.25 =
Merval 80369.01 -4,587.91
Dólar Blue 197 = 201 =

26/11 - 23:11

Juegos

Downtack
Primera 27/11 3253
Matutina 27/11 6143
Vespertina 27/11 2208
Nocturna 27/11 2003
Primera 27/11 3909
Matutina 27/11 1106
Vespertina 27/11 5327
Nocturna 27/11 1040
Tradicional 1° 28/11
4 5 22 26 29 45
Tradicional 2° 28/11
3 7 9 20 37 45
Revancha 28/11
5 8 26 29 32 37
Siempre Sale 28/11
2 12 33 37 42 45
Premio Extra 28/11
3 4 5 7 8 9 20 22 26 29 32 37 45
Tradicional 27/11
2 7 20 23 26 28 6 4
Desquite 27/11
0 6 9 17 27 34 9 1
Sale o Sale 27/11
7 12 22 25 33 41 1 4 6 9
Provisto por downtack contenidos para diarios

Horoscopo Semanal

Downtack

Radio en vivo

Versión impresa

Ediciones Anteriores



Busqueda


Encuesta

Webmail de RELTID

Seminario de Ajedrez del Maestro Rodolfo Garbarino

video

Pringlenses por El Mundo

video

Entrevistas de Salud

video

Nuestros Comercios

video

Agradecimientos

video

Himnos

video