La Historia del Paraje “El Divisorio”
La Historia del Paraje “El Divisorio”
CAMINO AL 138º ANIVERSARIO
En esta nueva entrega, nos vamos a referir a otro de los parajes del partido de Coronel Pringles y a rememorar su historia como así también la de alguna de sus instituciones como en este caso el Club de Fútbol Divisorio. 
La estación "El Divisorio" toma el nombre del arroyo homónimo que corre en cercanías de la localidad. Su construcción finalizó en 1910 a cargo del Ferrocarril Rosario a Puerto Belgrano. Se encuentra ubicada al sudoeste del distrito pringlense distante a 47 km, al sur de las sierras Pillahuincó, al noroeste de Coronel Dorrego, y a 11 kilómetros de la ruta provincial 51. En este paraje -según relataron viejos vecinos-, funcionaban tres hoteles, tres boliches y despensas de ramos generales, una enorme panadería, un club social y más de mil habitantes que compartían su labor con trabajadores que llegaban para tiempo de zafra.

En 1833, durante la campaña al desierto, Juan Manuel de Rosas prosigue su marcha austral hasta orillas del arroyo El Divisorio (por entonces denominado Guetru-Queyú). Allí deja un destacamento, cuyo comandante, el teniente Juan Bautista López, se constituyó como la primera autoridad de la comarca en el primer puesto militar. La concesión final para la construcción del ferrocarril Rosario a Puerto Belgrano, fue otorgada a Diego de Alvear en 1903 y luego transferida a la Sociedad Anónima "Cía. del Ferrocarril Rosario a Puerto Belgrano", de capitales franceses, en diciembre de 1906. La línea se construyó rápidamente a partir de ese año, y finalmente, el 16 de diciembre de 1910, a la mañana, salió el primer convoy inaugural de la línea de la estación Rosario. 
 "El Divisorio"  había empezado a funcionar como una localidad de las tantas que había en el partido de Pringles, era una estación que formaba parte del ferrocarril Rosario "? Puerto Belgrano. Generalmente toda la población era en base a inmigración sobre todo en los productores agropecuarios o los comerciantes. Divisorio contaba en ese momento, era fluctuante porque en verano había más y en invierno menos gente, pero más o menos alrededor de 300 a 400 personas. La historia es la que se repitió en cada uno de los parajes. Las poblaciones llegaron de la mano del ferrocarril, y las primeras familias que habitaron esas regiones eran inmigrantes o hijos de inmigrantes que tuvieron la osadía de cruzar el océano con la ilusión de hacerse "la América". El ferrocarril, que vivía su momento de esplendor, fue el motor que supo dinamizar la vida social y cultural de cada uno de los parajes. Más tarde, el desarrollo y la caída de ese medio de comunicación que supo generar poblados, echar raíces, engendrar historias y construir vínculos afectivos,  generó la masiva deserción de esos lugares históricos. 

Allá por la década del 40 "El Divisorio" tenía una vida comercial activa.  Había tres almacenes de Ramos Generales -de los cuales dos tenían bar-, y los dueños eran  Vicente Gagliardini, Eugeniano Gómez y el último era de José Ferrer. Vivian no sólo de esas 400 personas, que es muy poca población, sino que además tenían toda la gente del campo.  Por ese entonces había dos peluquerías, una de ellas de Yamil Neeran -un hombre de descendencia árabe- que además tenía tienda y la otra era de Bernabe Baleix. El paraje contaba además con dos hoteles, uno de ellos perteneció a la familia Oyahnarte los primeros años y luego a Ramón Hernández, en tanto que el otro era de un tal Claverizo. Había una panadería, atendida por la familia García, que a su vez también tenía un taller mecánico. En Divisorio además había dos herrerías y carpinterías; una de ellas de un español llamado Camilo Pérez, y otra del padre de Paco Tejerina, llamado Francisco Tejerina.  Además de los comerciantes había muchos habitantes que eran personal del ferrocarril.  Más adelante se hizo una cancha de pelota que también tenía bar. En la Escuela de Divisorio había una sola maestra que tenía a su cargo todos los grados, de primero a sexto, y tenía la tarea de enseñar a los casi 60 alumnos que concurrían a la escuela del paraje. Se llamaba Nélida Venturini de Aguirrezabala. 





LAS COSTUMBRES:

Las costumbres eran simples. Por ejemplo, cada dos meses había un baile que lo organizaba el club. Y se sabían hacer los días domingo,  el matiné que se le llamaba, que generalmente se solían organizar a la tarde entre las familias que iban al club. Se llevaban algo para comer, había bebidas y todo, e iba un conjunto local que lo integraban: el almacenero Gagliardini con unas latas de galletitas Bagley  (de esas con dibujos fileteados) y los platos de bronce de la balanza, y después estaba Guevarita,  que tocaba un bandoneón y   Félix Rodríguez que tenía una guitarra. Eso duraba hasta las 11 hs de la noche y cada uno se iba a su casa.

Una de las diversiones más grandes que había para la gente del campo y del pueblo era ir a los bares a jugar a las cartas. Y después, cuando vino la cancha de pelota allá por el año 1955, se transformó en una cita obligada de concentración para los hombres del poblado.
La vida era dura, en el campo se trabajaba mucho, el campo producía. Todos estos italianos y españoles que poblaban la zona hacían su quinta, tenían sus vacas, hacían su crema, hacían sus quesos, etc. 

A fines de la década del ´60 el desarrollismo y el énfasis en la construcción de la red vial contribuyeron para que los ferrocarriles sigan perdiendo protagonismo. Con ello, lo hicieron también los parajes que habían asentados sus poblados a la vera de las vías. Se había cerrado el ramal Rosario "? Puerto Belgrano que transitaba Divisorio, y con ello se había apagado la tracción del pueblo. 





EL EQUIPO DEL DIVISORIO

Fue fundado  el 16 de Octubre de 1921. Atrás quedó su vieja cancha, la cual todavía existe, ubicada en el paraje El Divisorio y la cual recibe el nombre de Francisco Tejerina, el inmigrante español. No solo se encuentra una cancha y muchos recuerdos en dicho lugar, también hay un muy lindo y grande salón, que hace algunos años recibía electricidad por un motor OC y con eso se daba iluminación a un salón que con el tiempo fue cambiando y amoldándose a los tiempos que corrían. Por el salón pasaron muchas orquestas, varias de ellas de la zona como Bahía Blanca y siempre por costumbre dejaban su firma que con el tiempo se fue borrando por la pintura que se le fue dando al lugar. El Fútbol, que era la atracción del lugar, tenía siempre mucha gente en sus alrededores. Se le daba lugar a los pibes jóvenes para que se fuesen formando y ellos siempre aportaban.  Había grandes duelos de parajes:  estaban los clubes El Pensamiento y Las Mostazas, y si bien en la cancha se dejaba todo,  existía una gran amistad entre los jugadores. Eran  esos tiempos de  grandes familias y todos colaboraban,  desde el abuelo hasta el más pequeño de los niños del lugar. Por Divisorio pasaron nombres que marcaron una época dentro del fútbol, René y Raúl Giorgio, Francisco Rosas, Schiafino, Acuña etc. Para los entrenamientos,  cada uno se entrenaba donde estaba, era cuestión de levantarse temprano y salir a correr, y luego cuando se terminaba el día y después de la jornada de trabajo de nuevo a correr. Koppel fue una persona que en su tiempo hizo de todo, era cantinero del club, jugaba y dirigía al equipo y dos veces por semana reunía a todos los jugadores para entrenarlos.  Si bien el equipo de Divisorio se preparaba para hacer un digno papel en los campeonatos,  no cabía duda que el rival de toda la vida y al  que siempre había que ganarle era a El Pensamiento. Ese partido era el duelo de los parajes.  
El duelo con los equipos de Pringles empezó a surgir en los tiempos en que Divisorio empezó a ganar una serie de campeonatos que a las entidades de la ciudad no le sentaron del todo bien, fue entonces que se empezó a mirar a Divisorio con otros ojos entre los equipos de Pringles. 
Se dice que Divisorio llegó a competir en Bahía Blanca, eso lo hizo antes de la década del ´40. Por ese entonces en el paraje se formaba una selección que iba a competir a otras ciudades, eran los tiempos de los Grondona, Guede, Mores, entre otros grandes jugadores que se acercaron al club.
La gente tenía a Divisorio como al club de campo. El paso del tren por el paraje acercaba a muchas familias que trabajan en la zona y el público que se acercaba a ver los partidos en Divisorio era incalculable.

Divisorio supo quedarse con 6 campeonatos de la liga local: 1970, 1971, 1980, 1986, 1991 y 1992 (según los registros de la liga Pringles de Fútbol).

Publicado por EL DIARIO. Más información sobre el autor y los contenidos en este link


Cotizaciones Online

Downtack
MonedaCOMPRAVENTA
Dólar 100.25 = 106.25 =
Euro 114.5 = 120.5 =
Real 17.25 = 19.25 =
Merval 86359.78 -1,091.49
Dólar Blue 196.5 = 200.5 =

03/12 - 23:12

Juegos

Downtack
Primera 04/12 1689
Matutina 04/12 9085
Vespertina 04/12 0031
Nocturna 04/12 2751
Primera 04/12 1619
Matutina 04/12 0934
Vespertina 04/12 5769
Nocturna 04/12 0939
Tradicional 1° 01/12
11 20 22 27 31 39
Tradicional 2° 01/12
3 5 25 33 41 43
Revancha 01/12
1 11 15 22 41 42
Siempre Sale 01/12
6 23 24 33 39 45
Premio Extra 01/12
1 3 5 11 15 20 22 25 27 31 33 39 41 42 43
Tradicional 04/12
5 6 14 24 25 33 9 7
Desquite 04/12
2 12 22 29 30 32 2 7
Sale o Sale 04/12
9 17 23 28 29 35 2 7 9
Provisto por downtack contenidos para diarios

Horoscopo Semanal

Downtack

Radio en vivo

Versión impresa

Ediciones Anteriores



Busqueda


Encuesta

Webmail de RELTID

Seminario de Ajedrez del Maestro Rodolfo Garbarino

video

Pringlenses por El Mundo

video

Entrevistas de Salud

video

Nuestros Comercios

video

Agradecimientos

video

Himnos

video